Mejoran las perspectivas para el sector inmobiliario en el país.

El incremento de la compra de vivienda y el uso de los modelos de financiación son indicadores que muestran que la industria tendrá una recuperación.

Aunque los indicadores que tienen que ver con la construcción y adquisición de vivienda –y otras edificaciones?vienen de atravesar por unos momentos difíciles, los expertos del sector coinciden en que el panorama será más favorable para el resto del año. De hecho, el más reciente informe del Dane indica que el área total licenciada para edificaciones registró un incremento anual de 5,2% en mayo, respecto a lo que se registró en el mismo mes del 2017, cuando reportó una caída de un 22,4%.

En ese sentido, según el documento del Dane, el área para licencias de construcción de vivienda registró un decrecimiento de 3,9%, que aunque es una cifra negativa, es mucho menor que la que se reportó para el mismo mes del 2017, con una caída del 23,8%.

Uno de los termómetros de ese comportamiento del sector es el Gran Salón Inmobiliario, un evento organizado por Corferias, que, según el jefe del evento, prevé una mejora de las ventas y los ánimos de los constructores ha sido alentador.

“Hemos mostrado un incremento bastante positivo. Uno de los factores que llevan a eso es que el 37% de los hogares viven en arriendo. Y en ese sentido, creemos que todas estas personas todavía tienen en mente tener su propio inmueble. Eso sigue influyendo en ese comportamiento? manifestó el directivo.

En ese sentido, señaló Barbosa, las perspectivas para este año son mejores. “Nosotros pensamos que para el 2018 puede haber un incremento en la adquisición de vivienda, dado que el Gobierno está dando muchas facilidades, los bancos están ampliando los créditos, lo que ha sido clave? señaló.

Otro factor que muestra la recuperación es que en el trimestre móvil, con corte a mayo, el nivel de ocupación del sector constructor presentó un leve incremento, pues se registraron 1,3 millones de personas empleadas en ese periodo, lo que significó una variación de 0,3%, respecto al mismo lapso del año anterior. En cuanto a la participación del sector frente al total de ocupados a nivel nacional, este se ubicó en 6%, la mismo que se registró en mayo del año pasado.

“Creemos que como ya pasó toda la época electoral y el Mundial de Fútbol, vemos que el sector se está reactivando y hay unas condiciones propicias, sobre todo para la venta de vivienda nueva? manifestó.

Un informe de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) confirma ese panorama. Según el documento, hay varios factores claves que están aportando a la recuperación del sector: las tasas de interés cada vez más bajas y una mejoría de la confianza del consumidor. “Hay un buen balance sobre el comportamiento de las tasas de interés hipotecarias, por ejemplo, la tasa No VIS (Vivienda de interés social) se ha reducido cerca de 170 puntos básicos desde mediados del 2017, ubicándose en mayo en 10,6%. La confianza de los consumidores frente a su disposición para adquirir vivienda también ha repuntado en lo corrido del año 2018 en todas las ciudades? resaltó el documento, que fue preparado por la presidenta de Camacol, Sandra Forero. Otro de los puntos a favor del sector inmobiliario, es la mejora de la capacidad de pago de los hogares. Según la dirigente gremial, a partir de una información provista por la Gran Encuesta Integrada de Hogares (GEIH) desde el 2010 hasta el 2017, se encuentra que en el último año, el ingreso nominal medio mensual de los hogares fue de $1,73 millones, lo que significó un crecimiento del 3,2% frente al año anterior.